De una asignatura apesadumbrante (y de la falacia de cierto vídeo promocional al respecto de su relación con la música)




"Pesadumbre" (RAE): 1. f. Cualidad de pesado. 2. f. Fuerza de gravedad de la Tierra. 3. f. injuria (agravio). 4. f. Molestia, desazón, padecimiento físico o moral. 5. f. Motivo o causa del pesar, desazón o sentimiento en acciones o palabras. 6. f. Riña o contienda con alguien, que ocasiona desazón o disgusto.


Ahora que está cada vez más claro que, en España, la nota de Religión volverá, como hacía ya más de veinte años, a contar para nota media y para becas —y a la larga, para estar mejor o no colocado respecto al mercado laboral—, necesito compartir algunas apreciaciones a partir de este anuncio publicitario (que, vaya, no permite comentarios en YouTube).




Como profesor de música, mis apreciaciones girarán principalmente en lo que más de cerca me toca. Pero no puedo evitar, sin embargo, subrayar antes algunas cosas:

-el eurocentrismo tan descarado de sus alusiones —y presumiblemente, de su temario—, 

-la confusión y el menosprecio que se generan al hablar de la ciencia como se habla de ella —fruto de casualidades y manzanos, o de ecuaciones y formulaciones químicas a las que solo la religión puede dotar de "su verdadero sentido"—, 

-la vergüenza que implica el hecho de que se citen a los artistas que se citan —cuyas obras o/y vidas fueron vilipendiadas por la moral cristiana—, 

-la completa pérdida de papeles al referirse a la crisis (...).

-¿Y qué hace ese póster al fondo de la clase? Lo digo por la frase que incluye, que viene a simbolizar lo mismo que colgar un crucifijo de la pared. 

Dejaré a un lado otras cuestiones que ya entrarían un tanto en la especulación: ¿Será "Bosco", al igual que "Lucas" o "María", un nombre elegido con intencionalidad, a saber, el del Bosco fundador de los salesianos, como sabemos una de las congregaciones más poderosas entre los colegios religiosos? ¿Será la manzana de color rojo, rojo y no verde, como verde era la del relato sobre Newton, deudora de la iconografía manzanera del pecado original, roja y no verde? ¿Será casualidad que, habiendo tan rica representación multiétnica, en absoluto diré que forzada, entre los alumnos seleccionados no haya sin embargo ninguno de facciones magrebíes, aquellos tan presentes en las aulas españolas? ¿Será porque sus padres suelen ser musulmanes y no se les puede lanzar el mismo guiño que a los provenientes de otros lares? ¿Estará la Conferencia Episcopal española llevando a cabo la misma estrategia de reclutamiento que ya hace para que sus seminarios no queden vacíos? 

Vayamos mejor a la música...

En torno al minuto 2:25 podremos escuchar, en boca de esta mala copia del Eugenio de Cuéntame, que en la clase de religión se aprenderá... 

"en qué se inspiraron los compositores que han dado lugar a la música actual"


Por otro lado, en la rueda de prensa de presentación de la campaña —a la que, por cierto, parece que solo acudieron periodistas afectos—, se afirmaba con total tranquilidad que la religión escolar:

"da claves para asuntos tan importantes como poder entender la crisis que estamos viviendo [sic], la música contemporánea o menos contemporánea [...]"


Y como Lucas, el evangelista, se refiere aunque no lo diga a la religión católica, sobre ella se centrarán las siguientes apreciaciones. Lo que no quita para que también se pudieran aplicar a muchas otras creencias en el más allá (aquellas que el catolicismo ataca o defiende según le interese en cada momento). 

1. Por "música actual", supongo que se refiere a la horrorosamente llamada "música popular urbana", Y solo a aquella de corte occidental (la que predominantemente escuchan los alumnos que, como el del vídeo, llevan sus auriculares a clase). Un sesgo etnográfico que se suma al del resto de alusiones del vídeo. Al menos ya hemos salido de Europa. 

Aun así, sería muy difícil sostener que la religión haya sido la única "inspiradora" de la "música actual": de todos es sabido que, sin salir de Occidente, la música profana también habrá influido lo suyo... y que, de todas maneras, mucha de la "religiosa" provino directamente de la profana. Si me apuran, el sistema tonal occidental tiene parte de sus orígenes, por lo menos y entre otros lares, en la Antigua Grecia pagana. Y la estructura de canción monódica, por lo menos, en los cantos seglares de la Edad Media. 

Por otra parte, dejemos a un lado el hecho de que, en muchas ocasiones, los géneros poco se han diferenciado entre sí. Es más, desde un punto de vista estrictamente técnico, no sirve de nada dividirlos en religiosos o en "no religiosos"

2. Pero ojo, aunque solo en parte, las instituciones eclesiásticas sí que han influido en la historia de la música: prohibieron instrumentos musicales, denostaron intervalos considerados diabólicos, frenaron el desarrollo de la polifonía, controlaron los textos y los idiomas... 

... Mención especial, aquella que impidió a las mujeres hablar en las iglesias; hablar, y evidentemente, cantar:


Hay quien dice que la famosa frase que aparece recreada en la película Ágora (Alejandro Amenábar. 2009) pudo no ser de san Pablo, sino de alguien que falsificó su autoría. En todo caso, el texto es de época antigua y fue uno más de los que influyó en la configuración del pensamiento cristiano oficial. 


Al fin y al cabo, es su club y tienen derecho a establecer sus reglas, dirán algunos. Reglas que se impusieron a veces tan bruscamente que provocaron la pérdida de repertorios completos (como, por ejemplo, el de la liturgia mozárabe)

Aunque si se quiere, sacando de contexto a Stravinsky, digamos que poner límites a la creatividad termina siempre fomentando la creatividad, que el hambre nos hace inteligentes; —y agradezcamos, dicho sea de paso, la labor de Stalin con Shostakovitch—. 

En cualquier caso, sin esa supuesta influencia sobre la "música actual", la "música actual" habría sido supuestamente diferente, pero no por ello mejor ni peor. Eso sí, puede que se hubiera gestado con mayor libertad. Y que no sonaran tan hipócritas las palabras de Lucas. 

3. Hipócritas, sobre todo, si recordamos también que la religión no suele contentarse con controlar lo que ocurre en sus templos o con feligreses libremente adscritos. 

No pasemos de largo por ahí: estos templos han sido subvencionados históricamente por el Estado y por ciudadanos no necesariamente creyentes. Por eso son tan "grandes", como presume Lucas. 

A finales de 1987, cuando aún se evaluaba la Religión en España, el papa Juan Pablo II decía esto: 


¿Creen que en 2009 estábamos más avanzados al respecto? 


Pero volvamos a lo que religión ha provocado a lo largo de la historia más allá de sus templos: 

-A veces le da por castrar a niños inocentes para que, con tal de que siguieran sin cantar las mujeres, en las iglesias pudieran sonar las notas más agudas. Esto ya tenía repercusiones extramusicales, por cierto. Buena parte de ellos moría en la operación o tras años de pobreza absoluta. 

-A veces, cuando tiene demasiado poder, le da por censurar, perseguir o prohibir determinados géneros o artistas por un exceso de sensualidad o por falta de delicadeza con respecto a su moral: la música instrumental per se, la de los juglares, sarabandas y chaconas, la ópera entera... y así hasta que anteayer llegó el rock y el resto de la "música actual", considerada por muchos cristianos como una caterva de degenerados. La propia música que suena de fondo en el anuncio no habría sido aceptada por los más radicales de antaño.

Me pregunto si Lucas les explicará a sus alumnos el caso de las Pussy Riot. Y cómo defendería la decepcionante postura del anterior papa: 


Hablando de Ratzinger, me pregunto también si entrará en el temario asumir su postura frente al rock: 


-A veces, en momentos de extrema crudeza histórica, la Iglesia ha llegado a fomentar la prohibición de cantos y músicas y bailes de pueblos enteros. Como a los sefarditas, como a los moriscos. Como a los amerindios desde que los españoles pisaron el Caribe. O como en tantas culturas esclavizadas provinientes del este de África; que, sin embargo, resistieron heroicamente y... y oigan, me pregunto si Lucas también les contará todo lo que aportaron en la configuración de la "música actual".

-Es más: la religión está detrás también de prohibiciones por completo de la música. De la música a secas, del tipo que sea. El caso más famoso, el de los talibanes en Afganistán. Pero también se ha dado en el seno de comunidades cristianas. Sobre todo, en la época en la que se dedicaron, de paso, a quemar y quemar libros sin cesar...

4. Hipócritas, si recordamos su visión cambiante a lo largo del tiempo. Todo lo anterior terminó siendo aprobado y hasta reutilizado con fines propagandísticos. Ahora el rock cristiano, entonces la polifonía de un determinado tipo... Y en esto que de pronto te sorprendes escuchámdoles el Help de los Beatles, del anticristo John Lennon, convertido en "Santo, Santo...". 

También es muy divertido el lío que se montan al tratar de hablar de qué es y qué no es religioso. Pío X, a comienzos del siglo XX, consideraba las cantatas y las pasiones del luterano Bach como "música de concierto", pero dejaba abierta su presencia encuadrándola como una posible "elevación espiritual". Vaya, nos topamos con el ecumenismo...Lo que cantaron las Pussy Riot, a propósito, fue una "plegaria punk". Pero no, eso no vale. 

5. Aún no he visto a un solo profesor de religión poner ninguna audición ni hacer ninguna actividad relacionada con la historia de la música o con el arte en general. Y yampoco es que los libros de texto bendecidos por la Conferencia Episcopal rezumen música por los cuatro costados.

El otro día tuve acceso al libro de Religión de la editorial SM para 3º de ESO: solo dos párrafos expresamente referidos a la música entre unas ciento cincuenta páginas. Bajo el epígrafe de "Biblia y música", el primero presumía ante el hecho de que "no solo los compositores del Renacimiento y del Barroco compusieron obras con temas bíblicos, sino también los de nuestro tiempo". Como ejemplos de "nuestro tiempo", se citan, completamente al azar, las Lamentaciones de Jeremías de Stravinsky (una pieza de 1958 de estilo dodecafónico, ya sabéis, justo el que suena en las discotecas), los Salmos de 1965 de Leonard Bernstein (¡escritos en hebreo por un ascendiente judío y bisexual y para una iglesia anglicana! —¡catolicismo puro, vaya!—), y el Cantar de los Cantares de Penderecki (la obra más rabiosamente moderna de todas... ¡de 1973!; ni con esta, "nuestro tiempo" sobrepasa al de Franco).

Pero más sangrante aún es el segundo párrafo, en donde los de SM no pierden la vergüenza al indicar que "también los colectivos, especialmente los más oprimidos, han reflejado en la canción sus propias propias experiencias, similares a las vividas por el pueblo de Israel". Y al señalar luego que "ese es el caso de los espirituales negros cantados por los esclavos en tierras de América". Qué visión más profunda del tema, qué educativo...

Puede que haya algún profesor puesto en música, no digo que no. Pero la mayoría dedica su tiempo, como sabemos, a contar cuentos de hadas, a consolidar supersticiones varias y a tratar de justificar su también cambiante código moral. 

No sería de recibo que hablase demasiado sobre música, en todo caso. O sobre cualquier otra materia. Lo dice el autor de un blog que apuesta claramente por la interdisciplinariedad, hasta en su título. Pero yo no quiero una interdisciplinariedad tan tendenciosa y propagandística, una que no solo no se complemente sino que además contradiga frontalmente lo que se enseña en otras materias: no, eso es más bien "anti-interdisciplinariedad". 

Además, ¿qué preparación tendrían para hablar de música? ¿sería capaz, mi compañera en el instituto, de explicarme mañana esa supuesta influencia en la música actual? 

Para ello hay profesores de plástica y de música mucho mejor preparados. Basta con no recortar tantas horas a sus asignaturas. Además, hablarán del arte y la música de todas las épocas, lugares y culturas. 

¿A que a nadie se le ocurre que los profesores de religión debieran hablar de ciencia? Ah, sí, a ellos mismos, sí... que le iban a dar el "verdadero sentido"... Tal vez, alguno se refiere con ello a lo de la chorrada del diseño inteligente.

Lo que no tiene sentido es que esta antiasignatura se plantee como apasionante cuando en realidad es pura pesadumbre. No arregla las cosas pretender apropiarse hipócritamente de contenidos de asignaturas no adoctrinantes. Sobre todo si su currículo cuestione el trabajo serio y formado de otros compañeros. 

Esto es evidente en el caso de la ciencia. Debo citar al químico José María García Mato, que lo explica meridianamente en una entrevista con Luis Alfonso Gámez

"El colegio es donde se educa, donde se guía esa inquietud por explorar el Universo con los sentidos, con el lenguaje... Te tienen que decir que sabemos cómo son algunas cosas y de otras no tenemos ni idea. Esa es la aventura del conocimiento, buscar lo nuevo a través de lo desconocido. Si, en ese mismo sitio, hay una clase en la que dicen que todo está perfectamente definido desde hace 2.000 años, no hay nada que hacer. No estoy en contra de que se enseñe religión, porque cada uno tiene sus creencias, pero hay que hacerlo en otro sitio. La catequesis no se puede impartir dentro del colegio. No puedes dar un concepto del todo, una explicación dogmática a todo, y a la vez enseñar química, física, biología... Resulta perturbador. Ciencia y religión son dos cosas inmiscibles".

O como dijo @elgolem de forma más resumida en un tweet ya famoso:

"El profe de química dice que no se puede convertir el agua en vino, el de religión dice que sí. Y hay que aprobar las dos asignaturas".

También la religión es inmiscible con respecto a la química, pero también con respecto al resto de disciplinas. De ahí, sin ir más lejos, su parcialidad ante el arte y su evidente incapacidad de practicar el distanciamiento estético. O la omisión acrítica de su cruenta, sangrienta, intolerante e intolerable historia.

Es grotesco es que, encima, la religión aspire a ser evaluable. Pero sería muy triste que creando ese debate lograsen desplazar otro: la religión ni siquiera debería continuar ofertándose en las escuelas. Ni la no evaluable, ni la evaluable.

Y el rizo del rizo de la sinrazón es que, para más inri, el debate de lo que no debería ser debatible en un Estado laico, como siempre, termina funcionando, para mayor humillación, cual cortina de humo de lo verdaderamente importante: 

... Que por desgracia no está el más allá, sino en en el más acá: la bochornosa ley de educación que en España se nos viene encima de la mano de Wert y sus acólitos.

Pablo del Pozo, interdisciplimusicas.blogspot.com 
(dibujo de Sandra Ramos)

Entradas populares